Las altas capacidades

Las altas capacidades

Los niños y adolescentes con altas capacidades demuestran respuestas notablemente elevadas, o el potencial necesario para conseguirlas, comparados con otros individuos de la misma edad, experiencia o entorno. Tienen altos niveles de capacidad en las áreas cognitivas, creativas y / o artísticas, muestran una capacidad excepcional de liderazgo o destacan en materias académicas específicas. Las altas capacidades se pueden encontrar en niños y adolescentes de todos los grupos culturales, en todos los niveles sociales y en todos los ámbitos de la actividad humana.

El grupo de alumnos con altas capacidades no es un grupo homogéneo, por lo que no pueden definirse características para todo el grupo. Es posible, sin embargo, diferenciar tipos de combinaciones de habilidades cognitivas que permiten agrupar a los alumnos con altas capacidades en perfiles de excepcionalidad. La ventaja, a pesar de que cada persona es única, es que los perfiles dan una información más precisa sobre grupos de alumnos con comportamientos similares. Entre los alumnos con altas capacidades podemos distinguir de una forma general tres perfiles:

LA SUPERDOTACIÓN

Se conceptualiza como un perfil, donde todos los recursos intelectuales presentan un nivel elevado tanto de razonamiento lógico como de creatividad, una buena gestión de memoria y de captación de la información (gestión perceptual). Estos recursos se manifiestan en el razonamiento verbal, en el razonamiento matemático y en la aptitud espacial. Por un lado, la configuración intelectual del superdotado posibilita una producción eficaz en cualquier ámbito o tarea; y, por otra parte, implica una diferencia cualitativa muy importante, disponer de recursos múltiples que permiten una acción combinada de estos, es decir, estrategias complejas para solucionar problemas complejos, imposibles de solucionar con un único recurso.

EL TALENTO

Responde en cierta medida al concepto opuesto: especificidad y diferencias cuantitativas. Así, calificaremos de persona con talento, la que muestra una elevada aptitud en un ámbito o tipo de información (por ejemplo, talento verbal o matemático) o en un tipo de procesamiento (talento lógico o creativo). En el resto de ámbitos o de formas de procesamiento pueden presentar niveles discretos, incluso deficitarios. Las diferencias cuantitativas suelen concretarse, dentro del ámbito de talento en la velocidad de ejecución y la automatización de procesos. Cuando el talentoso sólo destaca en un área concreta, mientras que en el resto presenta valores normales y, en algunos casos, deficitarios, hablamos de un talento simple. En las áreas propias de su talento, el talentoso se mostrará con frecuencia, mucho más efectivo que el superdotado. Pueden señalarse otros talentos simples como el social, el musical o el motriz.

LA PRECOCIDAD

No es un fenómeno intelectual, propiamente dicho, sino evolutivo y, por tanto, implica un ritmo de desarrollo más rápido, pero no el logro de niveles de desarrollo superiores. Los alumnos con precocidad suelen manifestar un mayor número de recursos intelectuales que sus compañeros, mientras los recursos intelectuales básicos están madurando. Una vez terminada la maduración, su capacidad intelectual puede ser completamente normal. La precocidad será tanto más manifiesta cuanto más jóvenes sean los niños. A efectos de comportamiento y de aprendizaje, las personas con precocidad suelen mostrar las mismas condiciones que los niños de mayor edad. Igualmente, pueden mostrar perfiles propios del talento académico o de talentos específicos. La precocidad debe distinguirse de los dos conceptos descritos anteriormente, dado que es un fenómeno fundamentalmente evolutivo, mientras que la superdotación y el talento son fenómenos cognoscitivos estables. A lo largo de la etapa de desarrollo y activación de los recursos intelectuales básicos (entre 0 y 14 años) las diferencias de configuración pueden responder, como mínimo, a dos causas: diferencias en el ritmo de desarrollo, y en este caso hablaríamos de precocidad si la activación de los recursos intelectuales se lleva a cabo en un espacio de tiempo más breve que el ritmo medio (considerado normal), y, diferencias de techo, si, una vez finalizado el desarrollo cognoscitivo básico, el alumno presenta más y mejores aptitudes que la media, como es el caso de la superdotación y el talento.

El número y el porcentaje de alumnos identificados como superdotados o talentosos varía en función de las prácticas y los instrumentos empleados. Sin embargo, hay bastante consenso que representan entre el 4% y el 6% de la población escolar.

 

Evelin Blanco
Psicóloga. Psicopedagoga. Especialista en Neuropsicología

SÍGUENOS EN LAS REDES

ÚLTIMOS POST

RESERVAR CITA

Reserva ahora tu cita online para cualquiera de nuestros centros.

RESERVAR CITA
2018-06-05T09:56:04+00:00

Deje su comentario