Costipados, bronquitis, bronquiolitis, infecciones respiratorias y fisioterapia respiratoria

Costipados, bronquitis, bronquiolitis, infecciones respiratorias y fisioterapia respiratoria

¿QUÉ ES LA FISIOTERAPIA RESPIRATORIA? Es una herramienta fundamental para prevenir, curar o estabilizar las alteraciones que afectan al sistema respiratorio, lo que contribuye a la mejora de la calidad de vida de los niños y sus familias.

En la actualidad, los problemas respiratorios en la infancia están aumentando debido a causas varias:

Como los problemas pulmonares habituales en los meses de invierno y en la primera infancia causados por la escolarización temprana (que implica que los niños se expongan antes a todo el arsenal de microorganismos propios de las guarderías y escuelas), el aumento de las alergias o el clima, que es cada vez más cambiante, y hace que nuestro sistema inmune se disloque un poco. Estos problemas son: las bronquiolitis, catarros, neumonías, etc.

O bien, aquellos problemas respiratorios que van asociados a patologías neurológicas, síndromes (fibrosis quística) y enfermedades neuromusculares. Esto pasa porque el funcionamiento ventilatorio está afectado en estas enfermedades.

¿EN QUÉ NOS PUEDE AYUDAR LA FISIOTERAPIA RESPIRATORIA? En general, lo que queremos los fisios cuando tratamos problemas respiratorios es:

Eliminar las secreciones (mocos) que bloquean las vías respiratorias (desde la nariz hasta los pulmones).

Disminuir y/o eliminar la tos.

Mejorar el sueño y la alimentación.

Evitar complicaciones de las infecciones respiratorias.

Enseñar al niño y a la familia a utilizar las técnicas y ejercicios correspondientes.

¿CUÁNDO SE PUEDE APLICAR LA FISIOTERAPIA RESPIRATORIA? En casos como la bronquiolitis, el asma, la fibrosis quística, las infecciones de vías altas, las neumonías, las atelectasias, la displasia broncopulmonar, las deformidades torácicas y/o vertebrales, las parálisis cerebrales, las enfermedades neuromusculares.

Por lo general, si el niño está en pleno proceso agudo de infección hay que esperar a que el brote haya descendido un poco.

Aunque nos gustaría que se tuviera un poco más presente la fisioterapia respiratoria siempre es un complemento a la terapia prescrita por el pediatra.

UN POCO DE ANATOMÍA. Es importante saber cómo funcionamos para entender qué le sucede a nuestro aparato respiratorio cuando tenemos mucosidad. Nuestro propio organismo fabrica la mucosidad como método de defensa ante microorganismos infecciosos. Esta mucosidad sirva para “detener” o “frenar” a los microorganismos patógenos y, así, evitar que entren más en profundidad en nuestro cuerpo. Pero es importante su limpieza y expulsión, en la medida de lo posible, ya que nos acaban taponando las vías aéreas y dificultan el paso del aire, con todos los síntomas que eso conlleva. Para el tratamiento, solemos dividir el sistema respiratorio en “vías altas” y “vías bajas” (vías aéreas superiores e inferiores), según estén situadas más hacia arriba o más profundas dentro de nuestro tronco. En la imagen se ve qué partes corresponden a cada una de estas vías. Pues bien, la mucosidad puede acumularse en cualquiera de estas vías, siendo más fácil expulsarla cuando está en vías altas.

¿CÓMO LO HACEMOS? Tenemos que hacer una exploración del sistema respiratorio del niño (como respira, si tiene tos, si aparecen ruidos respiratorios, observación estática y dinámica, etc.), así como una historia clínica exhaustiva para saber datos que nos puedan influenciar y orientar hacia el diagnóstico y tratamiento. Después, teniendo en cuenta todo lo anterior, usaremos unas técnicas u otras, dependiendo de si la obstrucción de moco está en vías altas o vías más inferiores.

A diferencia de otras maniobras de fisioterapia, estas son algo más molestas para el niño, por ello hay que dejarle sus tiempos para no agobiarle en exceso. Aunque una sola sesión no suele ser suficiente para desobstruir toda la vía aérea, el niño suele salir bastante descongestionado, lo que le permite ventilar y respirar mejor las siguientes horas después del tratamiento. Pero como siempre suele pasar, cada paciente es diferente. Por ello es tan importante conocer el caso, realizar una buena historia clínica y personalizar siempre el tratamiento que vamos a aplicar para llevarlo a cabo de la forma más eficaz posible.

Sandra Ferré

Fisioterapeuta. Especialista en fisioterapia pediátrica

SÍGUENOS EN LAS REDES

ÚLTIMOS POST

RESERVAR CITA

Reserva ahora tu cita online para cualquiera de nuestros centros.

RESERVAR CITA
2020-02-03T21:50:07+00:00