La conciencia fonológica

La conciencia fonológica

La conciencia fonológica es una habilidad metalingüística que permite tomar conciencia de los elementos estructurales del lenguaje; es decir reflexionar sobre ellos y manipularlos. Con manipularlos hacemos referencia a la capacidad de discrimina, añadir, suprimir, contar…Es por tanto una habilidad pre-lectora súper importante para aprender a leer, ya que apoya el proceso de decodificación de la lectura.

Existen tres niveles en los que se puede dividir la conciencia fonológica:

  • La conciencia léxica, sería el nivel de conciencia fonológica centrado en la palabra.
  • La conciencia silábica, centrada en la sílaba.
  • Y finalmente la conciencia fonética, centrada en los fonemas.

La conciencia fonológica se puede trabajar por áreas, de más sencillas a más complejas, dependiendo del nivel académico y/o madurativo en el que se encuentre el niño. El primer nivel sobre el que trabajar sería el fonético, posteriormente, el silábico, y por último y más complejo el léxico.

Existen en el mercado muchos juegos educativos para trabajarla, en Internet podemos encontrar diferentes recursos, actividades online, fichas imprimibles… pero lo que queremos es tomar conciencia de la facilidad de trabajar muchos de los aspectos que nuestros hijos necesitan, a través de juegos y actividades sencillas; en casa, de viaje en el coche, o incluso en la playa, sin necesidad de elaborar material didáctico.

  1. El clásico y famoso “veo veo…”

Tanto si el niño es quién da pistas sobre el objeto para que los otros lo adivinen, como si es quién debe adivinarlo, estamos mentalmente manipulando la palabra. Aunque nosotros lo hacemos de manera automática, los pequeños deben fijar mentalmente la palabra e identificar las letras que la componen, para así fijar en la mente la letra por la que empieza.

En este caso, estaríamos trabajando el nivel fonético. E indirectamente estaremos trabajando la atención, la discriminación y percepción visual, la fluidez verbal, y la estimulación del lenguaje.

  1. Clasificar objetos en casa

Se puede jugar a dos niveles, el fonético o el silábico.

En una zona de la casa, se colocan recipientes en los que se puedan introducir los diferentes objetos. Una opción sencilla son las cajas de zapatos. En ellas marcaremos de algún modo, las letras o sílabas que queremos trabajar. Por ejemplo; en una caja pintaremos la A, en otra la O, en otra la M… o por sílabas: TA, MA… Y deberemos indicar si jugamos a buscar objetos que empiecen por dicha letra/sílaba, que la lleven, o que acaben. Nosotros marcamos la dificultad del juego. Podemos empezar realizándolo de forma más sencilla, y conforme los pequeños vayan dominándolo, lo volvemos más complejo. Otra variable es con tiempo.

Este juego es muy completo, pues no solo manipulamos mentalmente los elementos estructurales del lenguaje, sino que además trabajamos aspectos tales como:

  • atención y concentración
  • la memoria; pues todos deberemos recordar mientras buscamos por la casa objetos, ¡qué letras o sílabas estamos buscando!
  • las funciones ejecutivas; la planificación, estrategia… un jugador puede por ejemplo decidir que primero buscara objetos que coincidan con una única caja, y cuando tenga unos cuantos, pasará a la siguiente.
  • la impulsividad y control inhibitorio; debemos asegurarnos que ese objeto cumple los requisitos, antes de ir corriendo a las cajas a depositarlo…
  1. Palabras encadenadas

Se puede jugar a dos niveles, el fonético o el silábico.

Un jugador debe decir una palabra, y el siguiente deberá pensar y decir otra palabra que empiece por la última letra del jugador anterior (nivel fonético, al trabajar sobre la última letra) o que empiece por la última sílaba (nivel silábico)

Por ejemplo; Un jugador dice GATO. Si jugamos a nivel fonético la última letra es la “o”, por tanto el siguiente jugador deberá decir una palabra que empiece por la “o”. En el nivel silábico, deberá decir una palabra que empiece por la sílaba “to”.

Como podemos ver, en ambos niveles, debemos poner en práctica la capacidad de manipular mentalmente los fonemas y sílabas que componen la palabra. Además, indirectamente, estaremos trabajando otros aspectos como la fluidez verbal, y la memoria (al tener que estar pendientes de no repetir palabras que ya han dicho otros jugadores…).

Beatriz Acosta
Pedagoga especialista en Pedagogía terapéutica y Educación especial

SÍGUENOS EN LAS REDES

ÚLTIMOS POST

RESERVAR CITA

Reserva ahora tu cita online para cualquiera de nuestros centros.

RESERVAR CITA
2020-10-05T08:39:32+00:00

Deje su comentario