La estimulación cognitiva en adultos

La estimulación cognitiva en adultos

Con la edad, es normal que se noten ciertos cambios en las capacidades de las personas. A medida que nos hacemos mayores, la memoria, la atención y otras habilidades cognitivas reducen su capacidad.

En la mayoría de casos este leve deterioro es normal y no suele interferir en la vida diaria de las personas. El problema llega cuando estas dificultades alcanzan niveles más elevados, hasta el punto de no poder llevar a cabo la rutina habitual. Algunos ejemplos de deterioro patológico serían la Enfermedad de Alzheimer, el Parkinson, los accidentes cerebrovasculares (ACV) y otros tipos de demencias.

Las áreas que se ven más afectadas varían dependiendo de la etiología y la localización del deterioro. Es importante valorar todas y cada una de ellas para estimar el alcance de las limitaciones y poder ofrecer el tratamiento más adecuado.

Existen dos tipos de tratamientos:

Tratamiento preventivo: ofrece una estimulación cognitiva global para mantener en forma la actividad cerebral. Se trata de una especie de gimnasio cognitivo que previene y retarda el deterioro.

Tratamiento específico: en el caso de detectarse cualquier tipo de deterioro, se valorarán las posibilidades de recuperación, estabilización o retraso de los síntomas y se aplicarán las intervenciones más adecuadas.

Los profesionales encargados de llevar a cabo la terapia también dependen del tipo de afectación. Pueden intervenir:

Neuropsicólogo: estimulación cognitiva de las diferentes áreas (atención, memoria, funciones ejecutivas, visocontrucción, etc.).

Psicólogo clínico: para tratar estados de ánimo bajo comunes en los diagnósticos de demencia.

Logopeda: tratamiento de las dificultades del habla o la comunicación.

Terapeuta ocupacional: revisión, valoración y adaptación de las actividades cotidianas.

Otros profesionales como psiquiatras, fisioterapeutas, etc.

Desde casa podemos contribuir de muchas formas para mantener nuestro cerebro activo. Las sopas de letras, los sudokus, los juegos de mesa y otros pasatiempos son una gran forma de entretenerse y ofrecer a nuestro cerebro un entrenamiento completo. Es importante ir variando de actividades y adaptar la dificultad para que supongan un reto ni demasiado fácil ni totalmente inalcanzable.

Anais Fort
Psicòloga especialista en Neuropsicologia educativa

SÍGUENOS EN LAS REDES

ÚLTIMOS POST

Tic Tac Boom

octubre 26th, 2020|0 Comments

Tic Tac Boom Hoy os presentamos un juego al que podemos jugar tanto con pequeños como adultos. Este juego nos ofrece diversión mientras trabajamos una serie de habilidades que favorecen nuestro desarrollo. ¿CÓMO [...]

RESERVAR CITA

Reserva ahora tu cita online para cualquiera de nuestros centros.

RESERVAR CITA
2018-06-05T09:44:16+00:00

Deje su comentario