Mi hijo aún no camina

Mi hijo aún no camina

Puede que haya llegado o esté llegando el año de edad nuestro hijo/a y que aún no haya empezado a caminar. O bien, puede ser que hayamos visto al hijo/a de alguien y haya empezado a andar antes que el nuestro. Y ya no sólo antes, sino que a los diez meses (¡o antes!) éste ya empezó a caminar, mientras que el nuestro no lo ha hecho aún o lo hizo más tarde. Evidentemente, debo suponer que habéis pasado los controles pediátricos pertinentes.

Para explicar esto, antes debemos comentar lo siguiente:

¿QUÉ SON LOS HITOS DEL DESARROLLO? Son aquellos aprendizajes, capacidades y adquisiciones que el niño va logrando a lo largo de su crecimiento y que forman el desarrollo psicomotor. En fisioterapia solemos valorar siempre este desarrollo, con escalas que nos permiten analizar si sus habilidades y adquisiciones se corresponden con su edad. Pero debemos destacar que no todos los niños siguen un mismo patrón. No hay un desarrollo psicomotor igual, igual que no hay dos personas iguales.

Dentro de la diversidad de evolución de cada niño, hay unos ASPECTOS A DESTACAR:

EL DESARROLLO ES DE ARRIBA ABAJO: empiezan con el control de cabeza, y van dominando sus brazos (coger objetos, llevárselos a la boca, hacer la pinza con los dedos, etc.) hasta dominar su pelvis, piernas y pies (sentarse, caminar, correr, saltar, etc.)

QUE TENGA INTERÉS: por observar, por explorar, que le llamen la atención objetos que le presentamos, que se lleve los objetos a la boca, etc.

QUE HAYA SEGUIDO UNA EVOLUCIÓN PROGRESIVA CON SUS EXTREMIDADES INFERIORES. ¿Qué quiero decir con esto? Antes de caminar, debe haber aprendido a sentarse sin ningún apoyo en el suelo (u otra superficie plana), a levantarse; puede que gatee, aunque no todos los niños lo hacen, no pasa nada; si está en la fase previa a la marcha (caminar), seguramente esté dando pasitos cogido a lo que tenga a su alrededor, o que dé pasitos laterales (por ejemplo, cogido de frente al sofá y camine de lado).

¿A QUÉ EDADES SE ADQUIEREN DICHAS HABILIDADES, ANTES DE LA MARCHA? Insistimos en que se habla de edades aproximadas, que permiten la adquisición tanto unos determinados meses antes, como unos meses después. Se suele enmarcar la adquisición de sentarse solo sin apoyos alrededor de los 6 meses. Aquellos que consiguen gatear, suelen iniciarlo alrededor de los 10 meses de vida. Y se suele decir que la marcha autónoma (sin cogerse a nadie ni a nada) aparece a los 12 meses.

En principio, no nos preocupa tanto el hecho de que no camine en este momento, si ha pasado por todas o la gran mayoría las etapas del desarrollo previas a la marcha, siempre que hablemos de una franja de tiempo aceptable. Evidentemente, nos debe preocupar que nuestro hijo/a no camine a la edad de 2 años (por ejemplo), si no sabemos de la existencia de alguna enfermedad de base que pueda condicionar la aparición del caminar. Por supuesto, ante cualquier duda siempre es interesante consultar tanto a nuestro pediatra, como a algún profesional experto en desarrollo psicomotor. Tratándose de la marcha, y debido a que es una habilidad motriz, un profesional adecuado sería un fisioterapeuta. Pero también cabe la opción de que otro profesional pueda aportar otra visión interesante y adecuada para el análisis y el diagnóstico, si la causa de que el niño no camine pueda ir más allá de lo simplemente motriz.

SI MI HIJO/A NO CAMINA, ¿QUÉ HAGO? Antes, quiero aclarar que esto no es un protocolo. No siempre debemos hacer lo mismo, ya que como hemos dicho, cada persona (y niño) es diferente. Como fisioterapeuta, primero me fijaría en qué edad tiene. Recordemos que siempre hay unos meses de margen antes y después de las edades  “establecidas”. También valoraría cómo se desenvuelve en el resto de actividades motrices que a su edad debería de haber adquirido. Además, no sólo me interesaría de si las ha adquirido, sino la calidad de estas adquisiciones y si también las adquirió algo más tarde de lo “establecido”. Y además, lo que hemos comentado más arriba: cómo se sienta en el suelo, si puede levantarse solo, si puede dar algunos pasos cogido a algo, etc.

Una peculiaridad de desarrollo psicomotor excepcional es el de los niños prematuros. En estos niños, la edad de adquisición de las habilidades tendrá que calcularse en función de la edad corregida. Deberemos de tener en cuenta el tiempo que han pasado fuera del vientre materno, tiempo que se tendrá que restar a la edad cronológica (edad normal) del niño, obteniendo la edad corregida. Con estos niños tendremos que tener en cuenta la edad corregida para ubicarnos dentro del desarrollo psicomotor que le corresponde. Entre los 2 y los 3 años dejamos ya esta diferencia entre edades, y se unifica con la de otro niño de su edad. Otro ejemplo sería el de los niños con Síndrome de Down, que suelen tener otra temporalidad en la adquisición del desarrollo psicomotor.

En mi opinión, no sería buena idea usar los taca-tacas o andadores infantiles para que camine. Estos aparatos suelen generar más inseguridad a la hora de caminar de forma autónoma (explicamos otros problemas en un artículo dedicado a estos aparatos). Tampoco es conveniente forzarlo o soltarlo de repente sin que él se lo espere. Esto podría generarle miedo e inseguridad. Cada niño/a decide cuando está preparado para caminar, esto implica: que sus huesos a nivel de pelvis, piernas y pies están colocados correctamente, que su musculatura ha sido trabajada mediante la posición de sentado, levantarse, caminar de lado o gatear (si es su caso), y que tenga la suficiente autoconfianza y seguridad para ello. Él o ella será consiente del momento en el que se produzcan todas estas capacidades, y si no hay ninguna patología de base, cuando esto pase empezará a soltarse para iniciar la marcha.

Sandra Ferré

Fisioterapeuta. Especialista en fisioterapia pediátrica

SÍGUENOS EN LAS REDES

ÚLTIMOS POST

RESERVAR CITA

Reserva ahora tu cita online para cualquiera de nuestros centros.

RESERVAR CITA
2020-02-03T21:50:07+00:00