Mi hijo gira la cabeza más hacia un ladoque hacia el otro. Tortícolis congénita

Mi hijo gira la cabeza más hacia un ladoque hacia el otro. Tortícolis congénita

El hecho de que un niño (principalmente hablamos de los bebés) gire más la cabeza hacia un lado que hacia el otro, puede darnos pistas de algo que le esté ocurriendo a nivel muscular. Hablamos de la tortícolis congénita. Antes de adentrarnos en esta alteración, es muy importante aclarar que no siempre esta situación será a causa de la tortícolis. Perfectamente puede que sea algo pasajero o un comportamiento. Ante cualquier sospecha, debemos llevarlo al médico para que le realice las pruebas pertinentes y confirme o no este diagnóstico. Es importante detectar cuanto antes este problema para poder descartar que se trate de una enfermedad que cause la tortícolis. También podría ser fruto de algún golpe, de laxitud de los ligamentos, a causa de algún medicamento, de un parto algo forzado, etc. Pero, que no cunda el pánico. Ante cualquier sospecha, debemos consultar al médico.

¿QUÉ ES LA TORTÍCOLIS CONGÉNITA? Se trata de una contractura en el cuello, normalmente en un solo lado, pero a veces aparece en los dos. En concreto, en el músculo esternocleidomastoideo.

¿QUÉ MÚSCULO ES EL ESTERNOCLEIDOMASTOIDEO? Es un músculo alargado que va desde detrás del oído hasta el centro de la base del cuello, o dicho de otra manera, donde se juntan las dos clavículas. Tenemos esternocleidomastoideo derecho e izquierdo, y cuando los dos actúan juntos nos permiten llevar la cabeza hacia detrás (y además, decimos que aumenta la lordosis cervical, o sea que, aumenta el arqueo de la columna por la zona de las cervicales). Cuando solo trabaja uno de ellos, pongamos por ejemplo el izquierdo, nos permite girar el cuello hacia la derecha, agachar la cabeza hacia delante mirando a la derecha (con la vista hacia abajo) e inclinar la cabeza hacia la izquierda (acercamiento de la oreja izquierda hacia el hombro izquierdo). En estos casos, el músculo izquierdo estaría contrayéndose, se acorta, mientras el derecho estaría estirándose.

La tortícolis no es dolorosa para el bebé. Él, simplemente, evita con su cabeza los movimientos que le son difíciles, es decir, allí donde tiene la contractura que le limita.

¿LA FISIOTERAPIA PUEDE AYUDAR A LA TORTÍCOLIS CONGÉNITA? La fisioterapia es uno de los principales tratamientos a llevar a cabo. Con ella intentaremos:

Alinear la cabeza con el tronco.

Disminuir la contractura muscular del esternocleidomastoideo.

Trabajar para que los músculos que tengan mucha tensión la disminuyan, y para que aquellos que estén en estiramiento constante logren más tono muscular.

Evitar malas posturas.

Conseguir plena o la máxima movilidad del cuello.

¿CÓMO TRABAJAMOS? Si el problema es solamente la tortícolis congénita, sin otra patología de base, solemos hacer una valoración previa para localizar exactamente la contractura, para observar y valorar qué movimientos puede llevar a cabo el bebé, y por otro lado, cuáles están limitados. Dependiendo del caso, podemos considerar necesaria más información para el tratamiento. Muchas veces, empezamos a trabajar la contractura con masajes descontracturantes suaves para ir rebajándola. También debemos tener en cuenta en qué fase del desarrollo está el bebé, para trabajar su correcta evolución sin descompensaciones a nivel físico y funcional. Si lo vemos conveniente, podemos realizarle nosotros mismos de forma manual el estiramiento del músculo hacia el lado correspondiente. Y sobre todo, es muy importante asesorar a los familiares y/o acompañantes en aquello que debemos trabajar en casa.

¿QUÉ PODEMOS HACER EN CASA? Intentar presentarle los objetos por el lado que menos gira. Darle el pecho, el biberón o los alimentos en este mismo lado. Al principio puede que el bebé se canse y proteste, ya que es una posición diferente y en la que no está tan cómodo. Pero si intentamos ser constantes, cada vez aguantará más. Si está empezando con los volteos en horizontal, sería interesante estimularle el giro también hacia el lado afecto: llamándole por su nombre en este lado o enseñándole un juguete para que gire hacia él.

Esta es una guía rápida acerca de la tortícolis, que no debemos tomar al pie de la letra. Es decir, cada caso es diferente. Por eso hay que individualizar la valoración y el tratamiento para que la sesión sea lo más efectiva y adecuada posible a nuestro bebé.

Sandra Ferré

Fisioterapeuta. Especialista en fisioterapia pediátrica

SÍGUENOS EN LAS REDES

ÚLTIMOS POST

RESERVAR CITA

Reserva ahora tu cita online para cualquiera de nuestros centros.

RESERVAR CITA
2020-02-03T21:50:07+00:00